Por Favor aprende a Programar

Articulo traducido, fuente: https://www.techinasia.com/talk/learn-code

Por favor aprende a programar

Recientemente me desperté con docenas de mensajes de estudiantes que han leído un artículo “Por favor no aprendas a programar”

Primero asumí que el artículo de Jeff Atwood’s había espontáneamente aparecido en Reddit. Pero no, este era un completamente nuevo artículo TechCrunch del mismo nombre quien hizo énfasis en la afirmación de Atwood que alentar a todos a aprender a programar es como alentarlos a aprender plomería.

Aquí explicaré por qué aprender a programar está lejos de ser como la plomería; Programar es una habilidad importante que todos deberían de aprender: la programación es cómo los humanos se comunican con las máquinas.

Las personas han dirigido a las demás personas por miles de años

Los romanos construyeron su imperio a costillas de la esclavitud. Los británicos construyeron su imperio imponiendo su voluntad en residentes de decenas de colonias. Hasta Estados Unidos se convirtió en  la fuerza económica que es ahora en gran parte gracias a la obra barata de los inmigrantes durante la revolución industrial.

Ahora tenemos el trabajo hecho gracias a máquinas.

La naturaleza del trabajo básicamente ha cambiado

Hoy en día, ya no somos los humanos quien hace la mayoría del trabajo, son las máquinas

Piensalo, diariamente los humanos hacen 3.5 billones de búsquedas en Google, las máquinas se encargan de este trabajo, no los humanos.

Piensa en cuánto tiempo le tomaría a un humano en hacer una simple búsqueda de Google, pero manualmente. Puedes imaginarte a un montón de doctorados llamándose a toda hora discutiendo cuáles documentos debería de recomendarle a alguien? Este trabajo es sólo remotamente práctico si es hecho por una máquina.

TripAdvisor te ayuda a decidir a dónde ir de vacaciones. Expedia te ayuda a encontrar el vuelo correcto para llegar ahí. Google Maps te dirige al aeropuerto. Todos estos servicios están al alcance de consumidores promedios gracias al trabajo duro de las máquinas.

Pero las máquinas solo pueden hacer este trabajo porque los humanos les indican exactamente qué hacer. Y la única manera para los humanos de poder hacer esto es a través de la escritura de código.

Así es las computadoras están muy lejos de ser tan inteligentes como los humanos. Las computadoras para poder dar resultado con los trabajos que les asignamos, necesitan humanos para darles extremadamente claras instrucciones.

Eso quiere decir programar.

Programar no es una habilidad de nicho. Realmente es “la nueva alfabetización”

Es la habilidad esencial del siglo 21 que una persona ambiciosa necesita aprender si quiere triunfar.

¿No me crees? Tan solo mira la profesión de abogado. El software lo está sustituyendo y haciendo masas de desempleados para los abogados que no saben programar.

Lo mismo para profesiones como los administradores, comerciantes, contadores, doctores y casi todos los trabajos administrativos de por medio.

Y sin mencionar a los 3 millones de Americanos, que sus trabajos principalmente implican manejar carros y billones de personas en todo el mundo que hacen otras tareas repetitivas que pronto serán manejadas de modo económico y efectivamente con máquinas

Tengo esperanza de que estos trabajadores sustituidos tengan la posibilidad de obtener nuevos trabajos a través de programas de educación economicos patrocinados por el gobierno correspondiente.  La colaboración de Starbucks con la Universidad Estatal de Arizona, por ejemplo, permite a todos los empleados tener una educación universitaria gratis (esperémos con habilidades correspondientes, como desarrollo de programas)

Por lo menos tienen acceso a clases gratis de matemáticas y ciencias computacionales a través de iniciativas como EdX y talleres gratis de programación a través de Free Code Camp.

Programa o serás programado

Tenemos un concepto en las ciencias computacionales llamado “la aspiradora de la tecnología”

No puedes parar la tecnología, solo puedes adaptarte a ella.

Una vez que sale algo nuevo en tecnología de la lámpara del genio, no puedes regresarlo. Así fue con los aviones, los antibióticos, bombas nucleares y también con los microchips, el internet y la inteligencia artificial.

Aquellos que se adaptan a estas olas de cambios permanentes, mejoran. Aquellos que se encogen de hombros o ni siquiera saben que existen, asintóticamente abordan irrelevancia.

Programar es la nueva alfabetización. Así como leer en el siglo XII, escribir en el siglo XVI, la aritmética en el siglo XVIII y manejar un automóvil en el siglo XX.

Y así como no todos los que aprenden a escribir, no se convertirán en escritores profesionales o no todos los que sepan aritmética serán matemáticos profesionales, no todos los que sepan programar serán programadores informáticos, pero todos los que aprendan esto serán inmensamente mejores como resultado de su esfuerzo.

Piensa en tus habilidades para leer las etiquetas de tus medicamentos prescritos, o en tu habilidad para contar el dinero que te da un banquero después de hacer un retiro. Hay algo igual de importante que puedes hacer si puedes programar: tomar partes tediosas de tu vida diaria y automatizarlas

Y algunas personas llevan esta habilidad básica más lejos: para acumular sus riquezas personales o para hacer al mundo un mejor lugar.

Los barcos son para navegar

Las computadoras, en su núcleo, son muchísimas máquinas.

El cerebro humano, en su núcleo, son máquinas de aprendizaje.

Pareciera que nunca serías capaz de programar o como que no estás hecho para esto.

Y probablemente haya un desfile de personas detrás de ti que intentaron aprender a programar, que se rindieron, que están ansiosos por compadecerse de ti

Y esta gente leerá artículos como TechCrunch y los compartirán en Facebook, promoviendo desalentar a millones de personas alrededor de todo el mundo quienes están trabajando muy duro para lograr esta nueva alfabetización.

Pero estos difamadores de la programación están incorrectos en su inhabilidad para poder aprender a programar, pero hay un creciente sentimiento entre los educadores y científicos cognitivos de que cualquier persona con mente abierta puede aprender a programar, así como puedes aprender a leer, escribir o manejar un automóvil.

Aquí está un vídeo de la Academia Khan acerca de la importancia de mantener un crecimiento mental, esencialmente creyendo en ti mismo.

Claro que la gente con dislexia les cuesta un poco de trabajo leer, gente con discalculia les cuesta un poco de trabajo aprender matemáticas y las dos les cuesta trabajo aprender a programar, pero hasta estas son complicaciones que se pueden superar y los programadores superan complicaciones todos los días.

Así que toma en cuenta el consejo de Grace Hopper. Sal al mar aprender nuevas cosas, pon a esa máquina de aprendizaje en tu cabeza a trabajar.

Aprende a programar. Aprende a hablar con máquinas. Florece.